Amadeus: Concepción de la música a partir de Partituras Digitales.

Resumen:

Las partituras musicales, son una suerte de milagro para los músicos de todos los tiempos pues, constituyen el código universal por el que desde el principiante hasta el más grande los maestros, pueden interpretar o ejecutar las grandes obras musicales  dentro del legado de la humanidad.

Hemos tenido durante siglos, músicos totalmente dedicados como amanuenses, a la escrita de estas partituras o genialidades codificadas quienes hoy, verán un gran alivio al ver que su trabajo, se convierte en algo totalmente tecnológico y ellos, pueden pasar a cubrir  roles musicales de mayor envergadura como ejecutar directamente instrumentos de la Orquesta Sinfónica o dirigir la misma, cuando no integrar  bandas de música popular en todos los géneros conocidos.

¿Por qué nos dirigimos a la Centros Fundacionales? Porque el Objeto Primero y Último  será:

“Desarrollar las capacidades auditivas y compositivas de todo alumno o pacientes expuesto a tales métodos como Amadeus y los que pudieran surgir como derivados del mismo.”

Dicho así, presentamos en este trabajo, una interfaz digital para la lecto-escritura de partituras digitales, trabajo que se constituye en pionero en su tipo e innova en todos los aspectos conocidos hasta el momento, reconociendo que ya existe otro producto dedicado a este mettier, aunque no con las mismas funcionalidades y dentro de la misma modalidad. Dicho producto se denomina Sibelius, era originalmente una patente sueca y actualmente, se encuentra en manos de la empresa AVIC.

Además del antecedente antes mencionado, contamos también con la vertiginosa catarata de inventos y cursos de la Universidad de Berklee, la que cuenta con patentes e inventos pero ninguno como Amadeus, por lo que intentaremos comunicarnos con la misma a los efectos de potenciar nuestro trabajo y obtener réditos compartidos en lo musical e innovativo; sírvanse observar el link en adjunto:

Introducción:

La tecnología -lo digo como ingeniero-, contamina la naturaleza pero, facilita la vida muy ruda y a veces, desesperanzada del hombre común. Es por ello que ahora, en vez que caminar kilómetros para hablar, simplemente levantamos un tubo de línea fija o llamamos por celular. Como este, miles de ejemplos que nos harán ver que, no todo lo que es tecnología, es en detrimento de la condición  humana.

Proponemos Amadeus,  como un proyecto tecnológicamente innovador y artísticamente pulcro. Es algo fascinante, si se tiene en cuenta que hace centurias, las partituras, no han mutado para nada y este, sería el primer gran salto cualitativo en la historia de las mismas. Es la combinación de arte y técnica para el arte y la técnica.

Las concepciones de Amadeus generalizado y restringido:

La visión de un Método Amadeus Generalizado, estaría destinado a la transformación de la escritura y lectura de toda la línea argumental/musical de una Orquesta Sinfónica con sus 128 timbres.

La visión, justamente restringida, está destinada a un enfoque menos ambicioso que la General, sólo orientada a un teclado digital, para un intérprete y tal vez,  algún acompañante y de corta duración y desarrollo científico y tecnológico, como el plazo de dos años, aproximadamente. Eso es el objeto de nuestra propuesta actual y a eso nos dirigimos.

Etapas de Amadeus:

Si tomamos como lo que ya existe, Sibelius, sólo tiene  en cuenta las variables de la norma MIDI y la misma se constituye en el uso de: timbre, frecuencia e intensidad. Es demasiado limitado y poco probable que los músicos de la historia, se conformen con una norma electrónica que tiene en cuenta estos tópicos y no el gran cúmulo de aportes que ellos mismos fueron sumando con el correr de los siglos.

Debemos aclarar que, Amadeus, también tiene en cuenta por ejemplo, el Tempo, o sea, si el movimiento que está cursando en la pieza musical en ese momento es Adaggio, Allegro, Allegro ma non troppo, etc. Esto será crucial a la hora de ejecutar nuestras partituras digitales, las que dependen directamente de estas variables, entre otras más.

Como el lector puede anticiparse a la lectura de este documento, si es una partitura digital, avanzará por alguna suerte de pantalla plana y la velocidad de avance, mucho tendrá que ver, justamente, con el tipo de nota que se está ejecutando (duración) y  por el tempo del movimiento. Es eso exactamente algo que aportamos con Amadeus que Sibelius ni contempla.

Primera etapa: Programación de Amadeus.

El Maestro, tocará al teclado digital, el cual se encontrará conectado el frecuencímetro digital y al osciloscopio.

Cada vez que se digita una nota, el frecuencímetro toma los Khz exactos de la misma y el osciloscopio, la duración de la nota. De ese modo ya sabremos, nota y duración.

Del mismo modo, como el osciloscopio, no deja de medir, también sabremos el valor y duración de los silencios según cada tipo de nota. O sea, estamos contemplando, la ausencia de sonidos y su duración.

Todas estas mediciones, están directamente asociadas a la entrada de datos digitales de una computadora y, de acuerdo al software que vamos a diseñar, se toma cada registro y se traduce según un “programa Interpretado” (no compilado) y se  transforma en los códigos gráficos que terminan apareciendo en la partitura digital en la pantalla.

Por su parte, el sistema informático, tiene preparado de antemano, el pentagrama y cómo se insertan según correspondan las notas de acuerdo a las claves de FA y de SOL.

Segunda etapa: Grabación.

Cuando el Maestro se encuentra frente a una antigua partitura en papel y el sistema se encuentra en estado READY, se dispara la acción de grabación automática, donde se junta lo que aporta el sistema que es un pentagrama móvil de derecha a izquierda y, por otro lado, lo que ejecuta el Maestro y se monta al registro previo para dejar un movimiento o tema terminado.

Tercera etapa: Ejecución.

Una vez que el sistema tiene almacenada la partitura digital, el Maestro, la dispara con la computadora y la deja correr en la pantalla. La misma, a medida que el Maestro ejecuta, se va moviendo. Es importante destacar que no sólo se mueve por un arrastre automático.

Aclaramos: se desplaza porque cuando el teclado ha cumplido X-1  compases, que son parte de los X que están en pantalla, la computadora manda el pulso de avance y la partitura digital, avanza.

Por otro lado, un músico sabe perfectamente que, dependiendo del tempo y la duración de las notas, el tiempo que permanezcan unos compases en pantalla será más o menos fugaz.

La Orquesta Sinfónica:

Sin lugar a dudas, los 128 timbres de la Orquesta Sinfónica, no se comparan con la sencillez de un teclado electrónico y su conexión con una computadora digital. Lo importante es que en la industria de la electrónica, el audio y la informática, hay toda un área dedicada a los conversores análogo-digitales.

Amadeus, podrá tomar el timbre, intensidad y frecuencia de cualquiera de los 128  instrumentos de la Orquesta Sinfónica en forma analógica y traducirlos a formato digital para, así, ingresar al sistema.

Montaje General:

Cuando hayamos grabado o registrado “la parte” de cada instrumento, haremos en un estudio  de audio digital, la “masterización” de la obra y así quedará paralelamente registrada en código y gráficamente.

Luego de esto, con simples pantallas planas como las que se utilizan ultradelgadas y superlivianas en los aviones de grandes capacidades, los músicos recibirán su parte y la ejecutarán cómodamente desde su butaca.

Polivalencia:

Proyecto Amadeus, para una computadora, como las del presente, puede albergar una colección completa de música erudita o popular y ser enumerada por:

1.,- Número (Opus), autor (Mozart).

2.- Código alfanumérico.

3.- Nombre popular.

4.- Un código emitido por la computadora.

5.- Año de creación.

6.- Año de digitalización.

7.- Tipo de movimiento musical y autor.

8.- Solista.

9.- Solista y orquesta.

10.- Género.

11.- Otros.

De este modo, cuando el Director de la Orquesta Sinfónica elige una obra, toma la batuta y justo antes de disparar, todo lo que tiene que hacer es, seleccionar el repertorio, los movimientos, las pausas y administrar con un dedo ese devenir de partituras digitales que les irá llegando a los músicos.

Recursos Humanos y Bienes Corrientes para producir Amadeus:

Se hace necesario un Director General:

Paralelamente, es menester el concurso de un músico o estudiante avanzado de dicha carrera.

Simultáneamente, es lógico pensar que se requiere de un pasante de electrónica con conocimientos de programación y computación gráfica.

Materiales requeridos:

Un teclado digital con, por lo menos, 4 octavas.

Un amplificador de audio de alta potencia y dos columnas de audio.

Una computadora con altas prestaciones en Audio y Video como “server”.

Una PC de escritorio para operaciones básicas de  edición y grabación.

Una consola de audio y video.

Un frecuencímetro digital.

Una pantalla plana digital.

Un osciloscopio de alta precisión.

A modo de conclusiones:

Hemos esbozado un proyecto prototípico y líder en su tipo pues, de todo lo que hemos visto y escuchado, nada se asemeja en complejidad y precisión a Amadeus. El mismo se encuentra Registrado en Argentores dese marzo de 2017 y de ser viable su implementación, compartiremos beneficios y patente del prototipo a partir de 2018-2025.  A la espera de los mejores resultados y sin dudas de que vamos por la senda correcta,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *