El Ombligo

Dejó las Fuerzas Estelares de Inteligencia y ese mismo día, pasó a formar parte de la Reserva de Emergencia de Inteligencia Táctica Interespacial.  Tenía una vieja y curiosa incertidumbre por descubrir la marca de El Ombligo, El Ombligo de la Civilización y los Agujeros Negros, El Ombligo del Universo.

Tal vez, El Ombligo, era la versión de los Seres Humanos, como marca indeleble de una madre y del nacimiento por la vía uterina. En ese caso, se adaptaría a norma y, dejaría de sospechar que no pertenecía al Planeta Tierra y tal vez, no insistiría con otro vuelo de Virgin Flights, de características Intergalácticas.

También recordó El Ombligo de su madre en La Tierra, Doña Martha, el que fue borrado por una cesárea de su  hermano menor. Recordó también que, a Roma, la llamaron El Ombligo del Mundo, porque dominó al  mismo, durante 15 siglos y es lo único que duró, por registros escritos, tanto tiempo en la Historia de la Humanidad.

Entre estas asociaciones y mientras viajaba a la velocidad E=mc2, o sea, la velocidad de la luz, pensaba también, en El Ombligo de los Astronautas, usado esa altura del cuerpo humano, para el suministro de oxígeno, en forma imaginativa y precaria ante la ausencia de atmósfera y gravidez.

Recordó, -por su formación eclesiástica-, que “… del polvo venimos y al polvo volveremos…” pero, nadie nunca aclaró que se trataba del Polvo Cósmico. Exacto, el polvo estelar y brillante,  pues, veníamos, según Maggiorano, de El Ombligo  o “Agujero Negro”, desde donde provienen todas las visitas, mal llamadas OVNIS,  y volveríamos a Él, cuando retornásemos en otra instancia de vida.

Cuando pasaron a la altura de Júpiter y muy insimismado con sus auriculares intracocleares, escuchó la voz de Neo, desde La Central Matrix que le decía: ” Maggiorano, te extrañamos mucho. Si no vuelves más, dejaste un recuerdo, imborrable pero recuerda, nada de lo que viven los Seres Humanos, es real. Es una ficción para que sigan adelante hasta descubrir esto que verás en El Ombligo. ¡Saludos hasta el Infinito , tu amigo, Neo!

Finalmente, al cabo de pocos minutos luz, ingresaron a El Ombligo y se dio lo que se debía dar. El Cambio de Dimensión. Eso era un Ombligo o Agujero Negro: El cambio de la Dimensión conocida por la Humanidad como la Espacio-Temporal, a otra desorbitante en los ojos y mentes de un ser común y mortal.

Observó a su alrededor y se encontraban todos los seres y todas las formas de vida de todas las eras y de todos los sistemas intergalácticos pero no tenían ni cuerpo ni materia. Eran todos, presencias en Estado Alfa, o sea, el Estado Mental del Pensamiento en Estado Creativo.

Le quedó una gran  duda: ¿Todas las visitas a La Tierra, eran pensadas por la Misma Cultura o Culturas Diferentes? Miró a su izquierda, vió a la Constelación de Lupus, hizo una reverencia por el descubrimiento que desconocía hasta la más supina ignorancia y cuando se acomodó nuevamente en la butaca de Virgin Flights, se sorprendió al darse cuenta que, no estaba haciendo otra cosa que, girar en su sillón favorito que apuntaba al Oeste, en aquella ciudad de Mendoza, Argentina, cuando era el 5 de Agosto de 2018, a las 20:50´ y según los registros de Galileo y sus 26 satélites en órbita.

Juan Mangione

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *