All-Sorts Food, 2050

Era una mañana despejada en su tierra natal y le quedaba muy a mano, tomar un vuelo de Virgin Flights, con destinos generales como Sagitta o tal vez, Lupus. Optó por esta constelación, por la que tenía predilección y porque suponía que, aquella bella mujer de piel cetrina que conoció una vez y fugazmente, era de algún planeta de Alfa Lup, la más brillante estrella de Lupus y se dijo:

“- Pues bien, vamos a ver qué ocurre por allí afuera, desde que me he retirado y de paso, ¡tal vez, me encuentre en alguna nave extraña, a esta linda mujer!”

En pocos minutos, luego de un breve viaje por tierra y hasta llegar a la base aérea de despegue, entró a la nave de transporte espacial, se acomodó y espero  la partida, la que fue inmediata, urgente y en fracciones de segundos, transponían los umbrales de la atmósfera terrestre para apuntar al Sur de la Constelación Libra, donde se ubica Lupus.

Los Jesuitas, cuando se formaba con aquel rigor casi monástico, le indicaron que tuviese cuidado con su comida y en ese momento, pasaban imágenes por su Mariposa Cervical de los últimos Tuits sobre el tema. Veamos el que acaba de lanzar al espacio @renatazanchi¡Comida peligrosas!

Tal como le habían recomendado aquellos sacerdotes, nada mejor que, ante el flagelo de una idea acuciante, poner la mente como una pantalla en blanco. Así lo hizo pero ignoraba cuántos segundos o minutos transcurrieron cuando apareció en una clara imagen , una señorita muy bella con una bandeja en las manos y le dijo:

“- ¡Coronel, qué placer!, ¿se retiro?”

Sorprendido de la belleza de ella y la pregunta intempestiva de quien no alcanzaba a reconocer respondió, súbitamente:

“- Sí, pero estoy en la Reserva Intergaláctica de Defensa Espacial! Este es un viaje de descanso y también, intento retomar un contacto perdido con la Srta. Jerry Morgan quien no hace mucho, antes de La Gran Guerra, mi invitó a subir a su nave y, en la confusión de ideas y disparos circundando el planeta, no alcancé a ver, ni a despedirme correctamente. Usted sabe… todo fue un error, todo fue una pena… ¿Me propone algo para el almuerzo?”

“- ¡Sí, Coronel!, ¿qué tal un Cosmic-burguer con queso y vegetales?”

“- Disculpe, ¡no como carnes rojas!”

“- Veamos, ¿qué le parece este otro sandwich llamado Chicken-YourWay?”

“- ¡Le agradezco, pero no ingiero ningún tipo de carnes pues, son mis semejantes y es Ley del Altísimo: No devorarse los unos a los otros!”

“- Le tengo algo especial y a la medida de sus apetitos y cultura, Coronel Maggiorano. ¡Vea usted y  recuerde que el lema es, Eating is Perceiving! ¿Qué le parece este Holograma de Vegetales de Estación y Agua fresca?”

“- Excelente pero se ingiere como todo alimento terrícola?”
“- No, de ningún modo, Es comida de nuestro Suelo Impreso en 3D para Superficies Verticales y lo hemos cultivado en el Muro de Berlín, en el Muro de los Lamentos y en la Gran Muralla China. Fue un éxito total en los tres lugares y muchos se aproximaban a ellos en busca de “percibirlos” pero, cuando nuestros agentes aéreos, venían a monitorear el Proyecto Tierra, nos disparaban pues nos llaman UFO´s u OVNIS´s. ¡Es una pena Coronel Maggiorano! ¡Nunca nos pudimos aproximar, salvo tal vez, por esa experiencia que tuvo usted mismo!, ¿no fue así?

“-Así fue. ¡Todo perdido, ni un recuerdo, y ningún legado!”

“- Bien ahora, tiene algo nuevo para ver de este viaje. Esto, es Comida de Percepción Visual desde el Percepto de Arheim y va a su Noósfera desde donde en su Mariposa Cervical, lo distribuye y se asimila orgánicamente. Es un gran avance que no ha llegado a la Tierra por culpa de sus autoridades. ¡Ellos, impiden, prácticamente, todo!”

“- Esto fue un almuerzo exquisito, su compañía encantadora y tal vez, me gustaría invitarla…”

“- Disculpe, Coronel Magiorrano. Me llama otro pasajero y debo responder. Le transmito mis datos a su Mariposa Cervical, por si desea nuestros servicios alimentarios, o bien, por si vuela nuevamente con nosotros. Somos la Empresa Intergaláctica más grande del Cosmos y así esperamos seguir por los Años Luz que restan. ¡Gracias y hasta luego!

Maggiorano, se acomodó en su asiento , se concentró en la pantalla en blanco de su mente, buscó introspectivamente en su archivo de la Mariposa Cervical y leyó la tarjeta personal de la camarera, la que decía:

 

Juan Mangione

Director, 17:35´

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *