¿Jura decir La Verdad, sólo la Verdad y nada más que La Verdad?

I.- Resumen:

Esbozamos algunas ideas acerca de Sentido Común (Miguel de Unamuno), La Filosofía del Deber Ser (Kant), La Lógica Deóntica (Höeffler), y El Criterio, visto por un sacerdote (Jaime Balmes). Al repasar estos temas, intentaremos, no sólo ofrecerles un pantallazo sino, interrelacionarlos entre sí y brindar un espectro integrado y selecto de ideas y conclusiones. ¡Gracias!

II.- El Sentido Común y Don Miguel de Unamuno:

Hemos encontrado con asombro en Twitter.com, no hace más de una semana una frase de “Don Miguel”  (respetuosa y cariñosamente), que expresaba que, “…hacían falta más  locos para perder el Sentido Común y así, recuperar el propio…”

Una reflexión  para nada desatinada, cuando se piensa que, en nombre del sentido común, hasta se ha condenado inocentes a la pena de muerte, se los ha indultado 30 años después o, se ha comprobado su inocencia después de muertos. Eso, también ha sido creído algo pertinente y perteneciente al humanísimo y carísimo Sentido Común.

Por las dudas y por cierto, les aclaro que este Director, ha sido declarado por la Junta Médica de la República Argentina, un Insano Mental al 75 % de sus capacidades mentales (atrofiadas) y sin chances de trabajar  nunca jamás. Eso también, es parte de “su sentido común!” ¡El suyo, el del Director, es el “Sentido Propio”!

Pero sigamos adelante con don Miguel de Unamuno, quien nos sorprende con sus revelaciones del Sentido Común, puesto que él cree que surge como importante, no que exista “un molde”, como podría ser la pedagogía, sino que el ser humano, tenga la semilla, o sea, la idea, la simiente propia e individual.

“… Un pueblo o un hombre que no elaboran ideas no son ni pueblo ni hombre. ¿Quién duda de que Platón, Descartes, Newton o Kant, han influido más en la cultura –o mejor dicho Kultura,– que Alejandro Magno, Colón, Napoleón o cualquier otro hombre de acción? ¿A quién se le va a ocurrir que el descubrimiento, conquista y colonización de América por los españoles sea un acto cultural? No, lo cultural es el pensamiento de aquel que nos exponga el contenido ideal, si es que le tuvo, de aquel acto del descubrimiento, conquista y colonización de América por los españoles. (Véase “Un postulado del sentido común“).

Sus palabras son sabiduría pura y nos resta pasar al próximo pensador y parágrafo de este ensayo.

III.- Kant: La Moral Formal y el Imperativo Categórico:

Kant, ha sido en la vida de este Director, un filósofo insigne pues, le trajo la Filosofía del Deber Ser, o sea, no es discurrir, ni tampoco, lo que podría o debería ser: es la Filosofía del Deber Ser. De lo estricto con la Moral y la Ética. Lo correcto y formal al pensamiento encumbrado de la Condición Humana.

Veamos los términos originales de la Filosofía según Kant. Desde la óptica de ester Director, es Rectora en su vida y guía de sus pasos juveniles y seniles, también. De otro modo, con sus limitaciones , este pobre hombre que les escribe, jamás hubiese alcanzado ni la mitad de sus conquistas intelectuales, morales y prácticas: ¡Veamos el texto!

“… Junto a un uso teórico de la razón –conocer la realidad-, Kant considera un uso práctico, aplicado a dilucidar lo que debemos hacer, que nos ayuda a descubrir los principios y fundamentos que han de orientar nuestra vida moral.
En su propuesta ética, destacan los siguientes puntos:
1.- Es una moral de intenciones: no importa tanto lo que se haga cuanto «la voluntad con que se haga».
2.- Es una moral formal, sin contenidos materiales: no nos marca una determinada finalidad para nuestra conducta ni ofrece recetas para nuestro comportamiento. No dice qué tenemos que hacer, sino cómo hemos de hacer aquello que hagamos («conforme al deber»).
3.- Es categórica: lo que debemos hacer no puede estar condicionado por ninguna pretensión ajena al deber mismo.
4.- Es, por todo ello, una moral autónoma en la que la persona, libre de cualquier orientación externa y sin condicionamientos subjetivos, decide por sí misma, con arreglo a un imperativo
5.- Es a priori: no es nuestra experiencia acerca de nuestros comportamientos la que nos dicta lo que debemos hacer, sino «la razón», con independencia de nuestra experiencia. Se trata de una moral muy exigente. Nos resulta muy difícil tomar una decisión moral poniendo entre paréntesis nuestros sentimientos, inclinaciones y hasta debilidades personales…”. Kant.
Como se puede observar, el Sr. Kant, es lo  más exigente de la filosofía contemporánea pues, es el deber, absoluto, por encima de todas las debilidades y gustos personales: es en el fondo, el bien por uno y por los demás. Si es el bien, se puede concluir que es lo mejor que puede ser, luego, lo que debe ser.
IV.- La Lógica Deóntica:

Los especialistas en Ciencias Jurídicas y Sociales, digámosle, El Derecho, se atribuyen el dominio total de la Lógica Deóntica. ¿Y qué es esto? Pues, es la Lógica de la Ley, del Imperio de la Ley. Pero, aquí no queda todo terminado. Si siguen el razonamiento, la Lógica del Deber (Deóntica),  y la Filosofía del Deber Ser de Kant, son primas-hermanas pues se encuentran en la obligación, la moral y la ética del Deber Ser.

Veamos una cita, de las tantas que aparecen en internet sobre esta rama del saber, pertenecientes a una de las tantas Lógicas Modales, la Deóntica:

“…La lógica deóntica (del griego δέον[τος] déon[tos] ‘lo debido , lo necesario’). Es la lógica de las normas y de las ideas normativas. Su campo de estudio corresponde, como «autorizado», «prohibido», «obligatorio», «indiferente».1​ Es un tipo de lógica modal y se expresa que su desarrollo arranca con el descubrimiento de la similitud entre los conceptos deónticos y modales. Alois Höffler, lógico austriaco, fue uno de los iniciadores del estudio de esta similitud.2​ La lógica deóntica fue pensada para analizar formalmente las normas o las proposiciones que tratan acerca de las normas…”. Höeffler.

Cuando nos referimos a Lógica Deóntica en el mundo y Argentina, tenemos el placer de poseer al Emérito Dr. Antonio Anselmo Martino, Abogado y Dr. en Ciencias Jurídicas por la UBA, Argentina, quien vivió aquí y en el exilio y es una autoridad mundial en Lógica Deóntica. Tiene, nada menos que 41 libros y 637 publicaciones. Este humilde Director, tiene la suerte de contarlo entre sus amigos personales. Antonio Martino.

V.- El Criterio, y un Cura llamado Jaime Balmes:

Ni bien arranca con sus primeras palabras, Jaime Balmes, en su obra insigne, El Criterio, nos dice:

“…El pensar bien consiste: o en conocer la verdad o en dirigir el entendimiento por el camino
que conduce a ella. La verdad es la realidad de las cosas. Cuando las conocemos como son
en sí, alcanzamos la verdad; de otra suerte, caemos en error…”. (El Criterio).

Este fue un libro que descubrió este Director apenas con 17 años, en la biblioteca de un compañero del colegio secundario. Cuando tenía un recreo de estudios, lo buscaba, retiraba de su sitio en el estante superior derecho donde se asentaba y leía una o dos páginas. Luego, con sumo cuidado, lo colocaba en su lugar y guardaba con mucho sabor a cosas buenas, hasta otro día de estudios en esa casa de encuentros juveniles y díscolos de quinto bachiller.

De tal suerte, se fue formando una Noción de Criterio. Pero, ¿qué debemos decir antes del final de este artículo? ¡Pues vamos a las conclusiones!

VI.- A modo de conclusiones no muy filosóficas:

Vamos a concluir expresando que, en la vida del Director, se descubrió primero y como única alternativa de salir de las sombras de su mente torpe y juvenil, la Noción de Criterio. Esa obra le atrajo y ya le indicaba el camino a seguir, extra-religioso: La Búsqueda de La Verdad.

Esa, es la tarea de todas las áreas del saber y de la filosofía. ¿Qué piensan ustedes que se proponen saber las distintas ramas de la Gnoseología, entonces? ¡Pues, saber eso: La Verdad!

En la Universidad y ya con 22 ó 23 años, este Director, descubrió la Alta Complejidad del Deber Ser, la Filosofía de La Moral y la Ética in Extremis. Fue así que llegar a la Verdad, era sólo a través de lo que Kant denominó El Imperativo Categórico.

Luego, con mucho sacrificio, vino, la Pérdida del Sentido Común, pues, la medicina lo descalificó para siempre, y el Director se maneja estrictamente, con Sentido Propio. Es irrisorio, trivial, intrascendente, prosaico y verdadero. ¡Hasta en la pérdida de la cordura o en la llamada locura, también existe, La Verdad!

Finalmente, ha encontrado la Lógica de la Madurez, y con el fin de sus años, los que ya suman más de 60, se está tornando meditabundo, taciturno, alegre (sólo por momentos), solitario y no le da explicaciones a nadie, salvo a quien lo lee y se encanta al darse cuenta que se puede vivir al margen de la filosofía de un día, un mes, un siglo o bien, de tres mil años y también, del terror que la muerte se le tire encima en un segundo.

¡Buenas noches!

Juan Mangione

Director

Mendoza, Argentina,

16 de octubre, 20:22´

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *