¡Y en el mismo lodo, todos manoseaos..!

I.- Introducción:

Para comenzar, debemos expresar que, plantearemos unos simples interrogantes, no muchos y luego, daremos varias respuestas para que, de una vez por todas, se sepa la verdad en Argentina y el  mundo, si fuera preciso, también.

Esto es, respecto a la realidad de nuestras vidas y datos en manos del Estado Nacional y de los distintos estamentos púbicos y privados que manejan nuestra intimidad informacional.

Dicho esto, no nos queda más que entrar de lleno en esta nota, la que pronto verán, que nadie sale del fango como bien lo dice el  título.

II.- ¡Sólo con un Número, y un Archivo Maestro!

Lo que explicaremos aquí es que, los argentinos y todos los ciudadanos del mundo, ya no podemos escapar al control informático total, establecido, no tanto por los Estados Nacionales, sino por las corporaciones que diseñan los formatos a cumplimentar de los formularios y esquemas virtuales que han de ser nuestros “formato digital”.

Es así que usted, llega a un escritorio público o privado y le preguntan gentilmente: ¿Su DNI, por favor? Usted responde, atentamente y sin saber a qué se expone, otorga su identidad por una vez y para siempre jamás.

Ese fue el único número que les hacía falta. Ahora, ustedes se preguntarán, ¿con qué lo van a asociar? Pues es fácil. Todas las oficinas del Estado Argentino, cuentan como único y principal archivo de fondo, «El Padrón Electoral», en el que constan todos los habitantes del país, sus características, laborales, psicofísicas, impedimentos, trabajos, el Anses, el Pami, si es anciano o adulto mayor, sus registros bancarios, antecedentes en deudas y fraudes; penalizaciones de la ley y, ¡hasta las cirugías de hemorroides!

Con esos dos datos, su DNI, que usted lo confiere y el Padrón Electoral, que lo tiene el Estado Nacional, usted acaba de quedar cautivo para siempre y bajo todo concepto para el resto de sus días y después que fallezca también. Pues, deberá constar que así fue, en el Registro Civil de la Personas y de la Nación. ¿Lo ven?

III.- ¿Como es posible que Jujuy sepa lo que pasa en Chubut?

¡Perfecto! ¡Buena pregunta! Porque el modelo de datos es centralizado, o sea, se maneja un esquema que todo confluye hacia un modelo de datos centrado en torno al Padrón Electoral y su DNI. Y además de esto, la empresa informática que maneja esto en Argentina es, desde hace 100 años, la misma.

Deben haber transcurrido unos 20 gobiernos, 100 años de historia, y “El Estado Argentino” tiene un pacto con el “Estado de donde viene esa firma” para que le brinde inteligencia criminalística y de datos a cambio de no deshacerse de ella nunca jamás. Ya se ha intentado llamar a licitaciones públicas y abiertas y esos gobiernos, casi han sido destronados. ¿Lo ven?

IV.- Uno es Omnisciente y el otro Omnipresente:

Si no estamos equivocados, la firma que nos maneja los datos y el Estado Nacional, son Omniscientes lo que quiere decir que “todo lo saben” y nosotros, cautivos de sus Sistemas Informáticos, somos Omnipresentes, pues estamos en todos lados.

Les reitero, aunque se muden de provincia y se vayan de Argentina, todo está grabado y guardado de manera indeleble para que quede en la historia de la humanidad y según esa firma informática lo desea, aún cambiando o alterando datos de nuestra realidad.

Por ejemplo, el autor de esta nota, sin que medien pruebas explicables al sujeto y a la sociedad, consta en esos equipos como discapacitado al 75% de sus facultades mentales por orden del Estado Argentino y así consta en las computadoras y hasta se han enviado, por submarino, importantes archivos universales de datos vía Microsoft al fondo del mar y una sonda, los enviaba también a Saturno. ¿Lo ven?

V.- Dígame, señor escritor: ¿usted vive en las nubes?

Y ustedes también pues, es el modelo de datos adoptado por las multinacionales e impuesto a los gobiernos (ignorantes) para que se guarde la información universal.

Qué es esto de la Cloud Computing o Computación en la Nube ?

Es sencillo, existen grandes repositorios de datos que son memorias masivas en lugares climatizados y alejados del mundanal trajín y peligros latentes. Por ejemplo en el Caribe, hay un importante de estos repositorios; en Mendoza, hay uno de los más grandes de los mismos.

Todos los que pertenecen a esa empresa madre, se conectan con la central de Colorado, USA y se surten de equipos de las misma marca de computadoras que administra los servicios informacionales del Estado Argentino. ¿Quieren seguir investigando? Creo que es tema de otro artículo de Casos&Cosas, ¿no?

Vean que en ese esquema, se ve la representación de un banco de datos masivo de La Nube o Cloud Computing. Este es el manejo de datos que llevó a tantos inocentes a caer en el tendal de Panamá Papers. ¿Por qué?, dirán ustedes. Pues bien, porque cuando los simpáticos “hackers” del mundo buscan hacer daño, atacan  “pedazos” de datos (“Chunks”) y ahí, caen justos y pecadores.

Estuvo hasta el propio Presidente Macri entre los que se liberaron y otros que no se liberarán nunca. Justos, pecadores, hackers y el permiso encubierto para el fraude, por una mala forma de tecnología.

Reiteramos un concepto que nos pertenece: “La mejor tecnología del planeta, no es la última, sino la última mejor testeada.”

VI.- ¿Y cómo hago para saber qué dicen de mí?

Bueno, si usted quiere saber si algo se dice de usted , no tiene más que plantear un Recurso de Habeas Data. En el Derecho, existe una figura que, cuando un ciudadano es detenido sin justa o previa causa notificada, se puede plantear el Recurso de Habeas Corpus que significa “libere el cuerpo”.

Del mismo modo, con el Habeas Data, ustedes pueden exigir al Estado que libere sus datos y hasta enmiende informaciones falsas o que atenten contra su buen nombre y prestigio. Esto se debe hacer con un Representante Letrado o sea, un abogado. Debe leerse la Ley, 25.326 .

VII.- Nos vamos… ¡de la provincia, del país,  o de este mundo!

Es dable destacar que en ningún momento de sus vidas podrán escapar del “poder total“ de los sistemas informáticos. Es más, he notado que, muchas veces, aun dentro de casa y sin moverme de mi mesa de trabajo, estos «sabelotodo», pueden infiltrarse, saber lo que escribo, interceptar mis archivos antes que lleguen a destino o sean estos   publicados. De ese modo, saben todo, y con todo, se hace lo que se denomina “Inteligencia de la Información Individual” que luego se usa para hacer la “Inteligencia Colectiva”.

No se atemorice, usted vivirá normalmente. Lo único que podría ocurrir es que, como lo retrató el Director Stanley Kubric en el “Film, 2001, Odisea en el Espacio”, la Computadora H-A-L (observe que, cada letra, está antes que la I, B y la M), aprendió todo lo que sabían todos y tomó el poder de lo que había a mano (la nave espacial) y casi destruye lo que fue el inicio de una nueva era.

Lo seres humanos, los simios y las características de contorno, si vuelven a ver dicho film, son sólo rellenos o complementos para retratar que algún día como hoy, en el que se avecina el esplendor de “Big Data”, o sea, la Máquina, Sistemas Inteligentes y  Repositorios que “todo lo saben”, tomarán el control de la humanidad y seremos nada más que polvo en el viento .

 

Juan Mangione

Director

Octubre, 28 de 2018, 11:53 AM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *