Agenda 2030

No tenía claro quién era él y apenas sumaba 63 años de edad. Sabía, sí, que no tenía hijos y que era un hombre solo en el mundo. Se estaba despertando como de un largo sueño o letargo que había durado décadas. Miró a su alrededor y vio, una computadora, un escritorio de dibujo artístico, una maleta de ejecutivo y un equipo de música algo viejo pero muy bueno.

De todos modos, no había resuelto el problema de quién era. Cuando se acomodó en un viejo sillón -en el que se encontraba sentado y mirando por una ventana que daba al Oeste y divisaba unas montañas-, notó que algo le molestaba en el bolsillo trasero: era un celular de poco más de un año. Se le ocurrió -como intuyendo que tuvo o tenía formación técnica-, revisar el menú y se dirigió a la Agenda 2030.

Encontró una centena de nombres, direcciones y teléfonos pero ninguno ellos le decía quién era él salvo, por dos registros que le parecieron curiosos. Uno de ellos, en la letra “C”, decía “Casa”. Miró el número y lo anotó en un pedacito de papel que le sobraba de un viejo cuaderno Arte. Siguió revisando la misma agenda y, encontró un archivo que rezaba, “Mismo”. Chequeó el número y era, idéntico al de “Casa”.

Esto, le trajo una idea a su destartalada mente y dijo: “- ¡Llamaré ahora!”. Así es que, con ese teléfono que acababa de encontrar, marcó el número de nueve dígitos y de inmediato, lo atendió un hombre con una voz similar a la suya pero más joven.

Este hombre, preguntó: “- ¿Con quién desea comunicarse? Pues, sí, soy yo, Maggiorano. Pero usted, por lo que veo en el identificador audio-visual, es un recuerdo. Usted, es solamente, aquel que se durmió mirando por una ventana que da al Oeste y yo, yo soy un producto derivado de usted, clonado y criogenizado”.

“- Nací con 25 años de edad. Soy Ingeniero en Electrónica y tengo una Maestría en Sistemas y Computación. He visitado, igual que usted, varios países del mundo, hablo cuatro idiomas, he escrito 100 publicaciones, estuve casado diez años y no tengo hijos”.

“- Usted, ya no es! ¡Fue! Ahora, soy yo, somos nosotros; somos los reemplazantes en el Planeta Tierra, hecho de descuidados, ignorantes y desprevenidos habitantes. Ahora, es el mundo de los Cyborgs.”

“- Ustedes, solamente se pueden dedicar a reproducirse y nosotros, a duplicarnos eternamente a partir de ustedes, surgidos de una factoría, la que dará miles y millones de copias como yo, la más conocida por ser la primera en este planeta -ahora nuestro-,  y así en adelante, en la Agenda 2030!”.

Juan Mangione.
23 de diciembre de 2017, 18:46.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *