Sólo por eso

Porque no hay dos razones,

Porque no hay dos mujeres,

Porque no hay dos iguales,

Porque no existen dos como vos.

 

Porque no hay dos tiempos,

Porque sólo existe un lugar,

Porque no tengo otra idea,

Porque no sabría tenerla.

 

Porque, ¡cómo pensarla!,

Porque, ¡cómo mantenerla!,

Porque dos, son todo,

Porque uno, es nada,

 

Y todas, ninguna,

Porque sólo veo una,

Porque soy lunático

Y en el amor, temático,

 

Porque soy pasión y vos, razón,

Soy desazón.

Sos música y oración,

Pulso y ritmo,

Forma y fondo,

Materia y mística,

 

Arte y ciudad,

Cielo y chimeneas,

Madera y cognac,

Plantas y afiches,

Amor y cigarrillos,

Pulseras y cafecitos,

Costuras y poemas.

 

Trasnoches y lecturas,

Bar y academia,

Beethoven y Pink Floyd,

Calma y tormenta,

Éxtasis y horror.

 

Mujer y mujer,

Furia y furia,

Dolor y dolor,

Amor y amor

 

Y por eso, sólo por eso.

¡Te quiero!

Juan Mangione

Río de Janeiro, 30-6-88, 1:30 hs.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *