El robo del siglo

Corría el Siglo XXI, más precisamente, el año 2050. Maggiorano retornaba a Tierra después de su viaje a Lupus, Galaxia de su origen y que le quedaba muy a mano en sus viajes de espacio-tiempo, aprovechando los Agujeros de Einstein-Rosen.

Si bien, no se había movido un milímetro de su butaca interdimensional, sus amigos lo esperaban fuera del «Flying Room» para darle la bienvenida y que les comentara las novedades de aquellos parajes tan queridos y visitados con relativa frecuencia.

Se encendió una luz violeta, Maggiorano abrió los ojos pero, al instante, los volvió a entornar, como sintiéndose mal o descompensado con su reingreso al sistema espacio-tiempo terrenal. En segundos, los sistemas de recuperación, se pusieron a disponibilidad de los ingenieros de vuelo y obligaron a Maggiorano a un despertar forzoso y eventualmente, con riesgo de pérdida de la  memoria inmediata.

Casi electrónicamente o, como un robot, Maggiorano se incorporó en su butaca de vuelos programables y se  dio una pequeña estirada pues ni sabía cuántos minutos había estado en esa posición.

Inmediatamente, lo invitaron a desalojar el «Flying Room», para pasar a Sala de Recepción con sus amigos, colegas y superiores de las Fuerzas de Seguridad Intergalácticas.

-¿Cómo estás, Maggiorano?, – sugirió con cortesía su Ingeniero de Vuelos. Nuestro Coronel en Retiro, no pronunció palabra ni tampoco, ejercitó sus facultades de Texting Mental, ya desarrolladas en los Sistemas Intergalácticos. Ni una palabra y tampoco, ni un pensamiento.

Una señorita que oficiaba de Coordinadora de Rutinas de Vuelo, sabiendo de sus debilidades por la mentada extranjera y nunca más vista, Jerry Morgan, le preguntó con cuidado: -Coronel, ¿se ha encontrado usted con ella?

Nuestro Coronel en Retiro, mudo en la expresión oral y mental, provocó que se le acercara un especialista en Comunicaciones Suprasimbólicas de la Agencia Europea de Navegación Planetaria. Este, se concentró fuertemente y le propuso: – Maggiorano, ¿estás herido o, te han interceptado para hacerte daño físico o psíquico? ¡Puedes contarnos con total tranquilidad!

El Coronel en Retiro Galáctico, no insinuó pensamiento alguno y eso que,  los lenguajes, son fenómenos suprasimbólicos ¡pero no!, ¡Maggiorano, no atinaba a expresarse de modo alguno!

La Coordinadora de Rutinas de Vuelo, muy intuitiva, como todas las mujeres del Cosmos,  quedó con estas palabras en sus labios y dijo al grupo: – Reprogramación Suprasimbólica Inmediata y… volverá con nosotros. ¡Ya!

Hubo un momento de estupor y alegría que acompañó las expectativas de recuperar a su amigo en escasos segundos. Lo hicieron inclinar sobre sus espaldas, en una butaca -por acaso libre y disponible en la Sala de Recepción-, y con precisión y esmero, le colocaron un pequeño par de auriculares para dejarlo solo unos instantes, dieron unos pasos hacia atrás, y activaron la reprogramación necesaria.

Maggiorano, más ido que en este mundo, se quedó inmóvil, aplicaron unos instantes a sus receptores auditivos la Programación de Fenómenos Suprasimbólicos y lo dejaron descansar un minuto.

Nuevamente, al terminar ese proceso, el Coronel, parpadeó y dijo: -¿Me ayudan por favor? ¡Me quiero incorporar para darles un detalle de este viaje!

¡Ella y ellos, no lo podían creer! Su amigo, hablaba normalmente y les daría las explicaciones. Acudieron en su ayuda, este se incorporó, y les comentó con tranquilidad:

– No perdí detalles de sus preguntas y preocupaciones. Ocurrió que en mi viaje por el agujero Einstein-Rosen, me encontré con un grupo de turistas que volvían de Lupus aquí mismo. Observando uno que otro detalle, alcancé a ver el servicio de catering que ofrecían y, como no pude con mi curiosidad, acudí a los informes de mi Mariposa Cervical, donde radican los datos de la Srta. Jerry Morgan, Marketing Manager de All-Sorts Food 2050.

-Cuando los acompañantes de dicho vuelo se dieron cuenta que era consciente de la presencia de la mujer que tanto he buscado y, parecía una fantasía o, un recuerdo de la Gran Guerra, el Capitán de su Nave, ¡ordenó el robo!

– Maggiorano, ¿te asaltaron y quitaron Bienes Intangibles, Memoria  y Capital Intelectual, como se estila ahora?

-¡No, peor aún!, me dejaron sentado en esa butaca, con consciencia del viaje pero, ¡me robaron lo más importante para poder contar esto, de cualquier modo y a toda voz ante todas las galaxias! ¡Me robaron, desde su raíz y en todas las formas de expresión,  la Lengua Materna!

Juan Mangione

Director

Mendoza, 15 de Marzo de 2019, 22:05´

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *